sábado, 17 de septiembre de 2011

“Si amas a alguien déjalo libre, sí regresa a ti es tuyo, sí no regresa nunca lo fue”


En  otras versiones: (Fuente: Google)

Del desconfiado:                 Si amas a alguien, déjalo ir.
                                               Si por casualidad vuelve,
                                               pregúntale por qué volvió,
                                               adonde fue, con quien estuvo,
                                               y por qué se tardó tanto en volver.


Del paciente:                       Si amas a alguien, déjalo ir.
                                               Si no vuelve ponte cómodo,
                                               mira TV, sal con otras personas,
                                               diviértete y sigue esperando hasta
                                               La eternidad que algún día regresará


Del impaciente:                  Si amas a alguien, déjalo ir.
                                               Si no vuelve en las próximas dos horas,
                                               llama a la policía, a las clínicas.
                                               Llámalo al Black Berry, al Iphone, al bipper,
                                               ve a su casa, pregúntales a todas las personas
                                               por él, habla a los canales de TV y a las radios
                                               Para que todo el mundo se ponga a buscarlo.
                                              
Del vengativo:                    Si amas a alguien, déjalo ir.
                                               Si vuelve, ahora vete tú,
                                               para que sepa lo que se siente.

Del abogado:                       Si amas a alguien, déjalo ir.
                                               Busca en el Código Civil la
                                               parte que habla del abandono
                                               de hogar por parte del cónyuge.
                                               Si te convienen los términos,
                                               entáblale juicio, jódele la vida
                                               y déjalo sin un medio en el bolsillo.

      Del posesivo:                       Si amas a alguien, NO LO DEJES IR
                                                     ¡NO SEAS PENDEJO!
                                                     Sí puedes encerrarlo mejor!
                                              (Fuente: Google)


Crecí escuchando “Sí amas a alguien déjalo libre, 
sí regresa a ti es tuyo y si no regresa nunca lo fue”
Yo tengo la certeza de que fuiste mío, así como yo fui tuya,
así nunca regresaras a mi.
Te deje ir porque pensé que nunca podría perderte,
no creí posible que jamás volvería a verte.
Estaba segura que siempre estarías de alguna forma en mi vida.
Tú quedaste en llamar al final de nuestro encuentro,
y yo espere tú llamada, pero así como nunca llamaste
tampoco cumpliste tú promesa de amarme por siempre.
Me sorprendió tanto tu partida, y yo sin poder dejar de quererte.


Si amas a alguien, déjalo ir, sí no regresa a ti, ¡tal vez no supo como encontrarte, sin Google, Facebook o Internet!
¿Amnesia total?, ¿temporal?, ¿falta de una guía telefónica o paginas amarillas en el hogar?,¿mala educación quizás?, ¿despistado total?,¿falta de creatividad?.
¿Superman perdido en el espacio? o ¿un Peter Pan que se niega a crecer y a madurar?

No podemos aferrarnos a un amor sólo porque lo queríamos con todo el corazón y se alejo. Tenemos que aceptar que ese amor no fue lo suficientemente fuerte. Que con él no íbamos a lograr ser felices porque nunca estuvo dispuesto a dar todo de si. 
¿Quién quiere un amor débil, cobarde, silencioso y ausente?
¿Quién quiere un amor que es incapaz de entregarse completamente?
¡No pierdas el tiempo cuestionando tus decisiones pasadas!, de ¿por que lo dejaste ir, sí él te amaba?, ¿sí te rendiste fácilmente? ¿sí fue el destino que te jugo una mala pasada?

No podemos aferrarnos a lo que deseamos a la fuerza, pasándole por encima al mundo entero, a la lógica, a la paciencia, a la razón, porque sentimos tanta pasión y amor por alguien que no nos quiso lo suficiente, nos olvido, nos dejo de amar y nunca nos busco en primer lugar.
Tenemos que caer para levantarnos, tenemos que soltar todo el dolor que hay en nuestro corazón, para poder continuar amando.


Si amas a alguien, déjalo ir, sí regresa a ti, habla con el, dile todo lo que sintió tu corazón con su partida. Dile lo mucho que te alegras de escuchar su voz de nuevo, abrázalo fuerte si puedes. No todos tienen la oportunidad de ver regresar a un amor por las razones que sean.  Deja que te hable, que te cuente de su vida. Pregúntale ¿por que se alejo?, ¡que te de una explicación! Llora si tienes que llorar, eso no importa ya. ¡Importa sanar tu corazón!

Lo importante es aprovechar la oportunidad que Dios te dio para calmar las voces de tu corazón, encontrar las respuestas y hallar paz. A veces para poder continuar nuestro camino tenemos que regresar y dar pasos atrás, enfrentarnos con el dolor y fantasmas de pasado, con lo que nos hizo llorar.
No  busques vengarte por su partida o hacerle daño con tus reproches, la vida se encarga de darle a cada quien lo que merece. Nadie es perfecto para juzgar a los demás por sus decisiones o errores.  

Nadie puede retener a un amor y nadie sabe si algún día volverá. Así que sí se te presenta la oportunidad de encontrar claridad sin importar, sí él te busco o sí tú lo encontraste usando un detective privado, ¡no seas tonto y no dejes pasar la oportunidad por alto o por temor a escuchar cosas que te puedan lastimar!
¿Que acaso no dolió cuando se marcho o lo perdiste en primer lugar?
No hay como salir de dudas y saber donde estuvimos o estamos parados.
Así sea montado en una nube de felicidad, porque el amor siga intacto, o sobándonos el trasero por la caída al darnos cuenta que la persona que tanto amamos ¡ya no es la misma y sólo la estuvimos idealizando!    

13 comentarios:

Principe Sapo dijo...

Genial!!! Me encanta y en estos momentos de mi vida me viene como anillo al dedo... Algo muy diferente como ponerle un anillo a un dedo... Te falto El Cazador: Déjalo libre y si no vuelve sal con tu escopeta y mátalo... hahaha... El amor en pareja es un juego de dos jugadores donde cada uno pone sus reglas individuales, comparten reglas comunes y se atienen a las reglas del mismo amor... "Si amas a alguien déjalo libre, todo lo demás carece de importancia, es en libertad que nace, crece y florece el verdadero amor... Disfruten de esta hermosa reflexión sobre el amor... Todo lo mejor... Besos y abrazos querida amiga :)

liliana contreras dijo...

A mi también me queda el saco, no se que pasara si volverá o no lo hará, pero si se que es una oportunidad para conocerme mejor y pase lo que pase estar bien conmigo misma, disfrute bastante leyendo

Anónimo dijo...

Volvera ...lo extraño ..

MELH dijo...

Tengo 25 años esperando y asi seguire hasta el ultimo de mis dias

Arr'Lpz dijo...

Y regreso?

Anónimo dijo...

dar todo de ti,amar intensamente, pero si la respuesta es
a medias y el otro no te ama de la misma forma, déjalo, ir...
tal vez necesita encontrarse, estar sin ti alejarse...
y tu despídete de el o ella, suéltalo, déjalo ir ......
vive la vida, sufre, llora, sufre, y una vez recuperada o recuperado
vuelve amar....
ahora la vida de muchas vueltas... si vuelve a ti, ve que
sientes, que te cuenta, que te dice, si es que estas disponible, y
quieres escucharlo....y si te reencantas ......y logran si estar
en el lugar de comenzar algo...porque no ? pero no lo esperes, la mejor forma de
esperarlo es no esperarlo, vivir, amar, y bendecir a quien te acompaña hoy.....

Anónimo dijo...

Yo volví a tener contacto con quien tuve una relación muy intensa, Llena de pasión y ternura. Hace casi 2 meses que no nos vemos.

Me aleje de el, porque veía que no me dedicaba tiempo suficiente, cuando comencé a sentirme "dependiente" de el, me dio miedo y vi que no me buscaba con insistencia y eso más me insegurizo y decidí alejarme para ver si me buscaba con insistencia.
Nunca di una sola señal, el tampoco. Tampoco se termino la relación. Simplemente yo deje de frecuentar el lugar al cual iba y en el que lo veía casi siempre. Pero el no me llamo ni escribió y yo tampoco.
Sin embargo, NUNCA me lo saque de la mente. Tampoco estuve con otro hombre, ni me atrae otra persona. Más bien, no hubo ni un solo día que no dejara de pensar en el.
¿Será verdad eso de que si uno piensa mucho en alguien es porque esa persona también piensa mucho en uno?
Un día recibí una llamada de un amigo suyo, que sabia de sobra lo que hubo entre nosotros con un motivo diverso, (consulta profesional) y creo que fue excusas para saber de mi, si estaba viva, si estaba bien, si preguntaba por su amigo, pero no hice nada de eso. Seguía con mi orgullo y ni mencione a la persona en cuestión. Así que creo que le ha contado. Más encima tiene que haber visto que lo saque de mis contactos de whatsapp, y debe suponer que yo no quise saber nada de él. Pero no fue así.

El hecho es que cada vez se apoderó en mi mente la idea de contactarlo de alguna manera... ya no comenzaba a estar en paz conmigo misma.
Así que le di señales. La verdad es que no esperaba que me respondiera, porque en una oportunidad me comento que una mujer con la que había sostenido una relación amorosa, que lo dejo, lo contacto tiempo después y el no respondió nunca, porque dijo el que cuando algo se termina, se termina.
Pero el problema es que entre nosotros nunca se termino nada, simplemente yo deje de ir a ese lugar en el que nos veíamos con frecuencia (gym), y ninguno dio señales. Ni el me contacto ni yo a el.
Pero nunca lo olvidé...

Y me respondió muy tierno (como siempre). Le pregunté por su familia, su trabajo y le dije que me dio alegría volver a tener comunicación con el, y que no se pierda.
El me respondió "No te preocupes, yo siempre estoy"
Eso me emocionó mucho.

Para ser sincera, me gustaría verlo, pero no creo que empiece a enviar mensajes como si nada, como si tuviéramos la relación que teníamos antes... yo en su lugar no me animaría a comenzar a enviarle mensajes, esperaría otra señal de que quieren verme.

Así que quisiera provocar un encuentro "casual". Y ahí ver su cara, ver si se emociona o no. Lo quiero hacer pronto (mañana o pasado), y ahí veré la disposición que tiene para retomar la relación.
La otra alternativa es enviarle otro mensaje por facebook.

He llegado a la conclusión de que cuando uno no logra sacarse de la mente a alguien de ninguna manera, aunque haga esfuerzos, es una señal que el destino quiere que uno busque a esa persona para terminar algo pendiente o porque hay algo que deben vivir aun. Quizás se retome la relación, o quizás solamente hablen y ahí se cierre el capítulo.
Obvio que quisiera seguir la relación, pero conversando claramente lo que me molesta, lo que espero. Y que el haga lo mismo.

Ahora ese "yo siempre estoy" no se como tomarlo. Porque me lo dijo hace unos 3 días, pero no se si me lo dijo en serio, como queriendo decir "te espero" o quizás después ha pensado mejor la situación y no desee nada con el pasado, o que ya tiene a otra.

Como dije, necesito ese reencuentro. Y para los que lean esto, y si alguien se aleja no es porque no los quieran lo suficiente, sino a veces todo lo contrario, por inseguridades, etc. A veces el que se aleja, nunca logra sacarse de la cabeza a la persona en cuestión.
¿Vale la pena mi intento?


Johanna Penny dijo...

Siempre vale la pena intentarlo!!
Si esta en tu mente esta en tu Corazon!
Gracias a los lectores por dejar sus comentarios!

Johanna Penny dijo...

Tenemos miedo a perder, a salir lastimados. Tenemos miedo a hacer preguntas y recibir respuestas que puedan lastimarnos. Tenemos que preguntar y enfrentar nuestros temores. Miedo son solo cinco letras!!

Anónimo dijo...

Hola! Soy la del último comentario. Ayer viernes me la jugué, fui en busca de este hombre con el cual no tuve contacto durante más de un mes y al cual nunca me lo logre sacar de la mente.
Fue todo un sueño. Porque me recibió con la ternura habitual en el. Le pregunté por que tampoco me hablo y el pensó que yo me había ido de la ciudad... en fin.

Además fui sincera, ya que le confesé que no paso ni un solo día que dejará de pensar en el.
Luego nos consumió la pasión y la ternura de una forma inconmesurable.

Pude comprobar que lo nuestro sigue intacto e incluso más potente.
Es como si el tiempo no hubiera pasado.

Anónimo dijo...

Hola, soy la persona del último comentario.
Pasaba a contar que efectivamente y tal como lo tenia pensado, fui en búsqueda de la persona en cuestión para experimentar como se presentaba el reencuentro. Ya era mucho tiempo que no lograba sacarmelo de la mente.
Me recibió con su calidez y ternura habitual en el.
Luego me tomo las manos para protegerlas del frio.
Fui sincera. Le dije que fui en su búsqueda, ya que quería verlo. El se mostró muy impresionado. Le pregunté por que nunca me contacto, ni un mensaje, ni una llamada. En fin, me dijo que pensó que yo me había ido de la ciudad, me cambie de trabajo, etc. En fin, creo que no se animó a decirme que no se atrevió a dar señales, porque pensaba que yo me había alejado. Y como es orgulloso, prefiere quedarse como esta.
Luego fuimos a caminar y le dije que nunca deje de pensar en el, que lo extrañaba todo el tiempo, y el parecía no dar crédito a lo que yo le iba diciendo. Por un momento pensé que me estaba excediendo con mis comentarios, ya que lo estaba haciendo quedar a el por las nubes, y su ego podía inflarse, pero la verdad es que lo hice porque lo sentí y me nació desde lo más profundo de mi corazón. ¿Qué podía perder? Yo soy 15 años mayor que este hombre y como tengo más experiencia, aprendí que hay cosas que uno tiene que decirlas a las personas mientras están presentes y no quedarse lamentando pensando en ¿Qué hubiera pasado si le hubiese dicho esto o lo otro...?
Y el me retribuyo todo el tiempo con mucha ternura, me llenaba a besos, caricias y por supuesto se apoderó de nosotros una pasión inconmesurable.

Pero el quedo muy sorprendido con mi actitud. De ir exclusivamente a verlo, esperando en la intemperie, ya que le hice guardia en la vía pública, ya que el entraría a un centro deportivo.
Quise sorprenderlo y lo conseguí.
Le quedo más que claro que durante todo el tiempo que no nos vimos, yo jamás me olvide, al contrario.
Así que creo que hay que jugársela, ya que uno nunca sabe las sorpresas que le depara a uno el destino.
Es cierto que yo me la tuve que jugar, yo tuve que ser la primera en dar señales, pero ¿Qué importa eso?

Johanna Penny dijo...

Gracias por compartir tu historia, te felicito por tomar la iniciativa!! Somos responsables de nuestra felicidad!

Anónimo dijo...

Mi pregunta es ¿Tendré que vivir algo con este hombre al que me atreví a buscarlo por propia iniciativa? ¿Alguna lección que aprender el o yo?
Soy mayor que el por 15 años y otras diferencias.